domingo, 29 de noviembre de 2015

2.500 personas marchan en Bilbao para reclamar amnistía para los presos de ETA






Dos mil quinientas personas, según fuentes de la Policía Municipal, se han manifestado este sábado en Bilbao para pedir la puesta en libertad de los presos de ETA. La marcha, convocada por el Movimiento Pro Amnistía y contra la Represión, no ha contado con el respaldo de Sortu por lo que ningún destacado dirigente de la izquierda abertzale se ha acercado a las calles de la capital vizcaína para reinvidicar la amnistía «como una solución al conflicto político de Euskal Herria», según han asegurado sus organizadores en el comunicado final. Únicamente la «vuelta a casa de refugiados y deportados» y la liberación «sin contraprestaciones» de los reclusos de la banda puede «conducir hasta la paz», han reiterado.
La manifestación ha invertido alrededor de una hora en recorrer la distancia que separa la Plaza del Sagrado Corazón y el Teatro Arriaga. Durante su desarrolló siempre ha estado jalonada por numerosos gritos que instaban a romper las cárceles y reivindicaban la lucha como única salida al problema de los presos. Los participantes también detonaron petardos en el interior de varios contenedores de basura y colocaron pegatinas reivindicativas en mobiliario urbano y en escaparates de entidades financiera. 
La marcha se ha interrumpido a su llegada a Moyua, donde el portavoz de los organizadores, Sendoa Jurado, ha asegurado que «además de la vuelta a casa y la liberación, sin contraprestación, de los represaliados», la amnistía «debe suponer la resolución de las causas que han impulsado a estas personas a tomar un camino por el que están en prisión, refugiados o deportados». «Y todo eso no es otra cosa que la opresión nacional y social que sufre Euskal Herria», ha apuntado.
También se ha mostrado convencido de que en la izquierda abertzale «no hay nadie que no desee la amnistía» y «prueba de ello es que, en la marcha de este sábado hay mucha gente de Sortu con nosotros».
Por otra parte, ha precisado que la manifestación de este sábado es «un punto de inflexión de cara al futuro» y ha expresado su deseo de que «otras organizaciones» participen en este tipo de movilizaciones.
Una vez reanudada, el acto de protesta ha culminado ante el Teatro Arriaga, donde ha sido leído un comunicado en euskera, francés y castellano. En esta declaración se ha reivindicado la decisión tomada hace un año de volver a la calle para luchar por los derechos de los presos de ETA. Al tiempo, se ha recordado que «mientras que no haya amnistía, tampoco habrá paz».