domingo, 7 de junio de 2015

La cúpula de la red museística se reúne el martes en Bilbao




PARA la Solomon R. Guggenheim de Nueva York, el museo de Bilbao no es uno más. Es el gran compañero de viaje. Así lo dejaron bien claro tras la renovación de la colaboración entre ambos socios por otros veinte años el pasado mes de diciembre. Y así lo volverán a poner en valor esta semana, cuando Bilbao se convierta en la sede de la Conferencia Estratégica de la Constelación Guggenheim.
Una delegación de la cúpula de todos los museos de la red museística visitará la capital vizcaina para celebrar una asamblea en la que se debatirá sobre la gestión y las políticas destinadas a mejorar la coordinación de los esfuerzos entre Bilbao, Venecia, Nueva York y Abu Dabi, cuyo museo se está construyendo.
Tal y como está previsto en la renovación del acuerdo, se celebrará una reunión anualmente y en esta ocasión se ha elegido Bilbao para conmemorar la prórroga de “esta alianza histórica”. Además, coincide el encuentro con la inauguración de la exitosa retrospectiva de Jeff Koons, que finaliza su periplo en Bilbao tras su paso por Nueva York y París.
Mañana visitarán el museo pero será el martes cuando mantendrán varias reuniones de trabajo, con el objetivo de fortalecer los museos a nivel global a través del intercambio y las iniciativas conjuntas. “El Guggenheim se ha convertido en sinónimo de experiencias excepcionales en sus múltiples museos -Bilbao, Venecia, Berlín durante 15 años, y, desde luego, en Nueva York- . El público, en general, reconoce y confía en todos estos Guggenheim para ofrecer visitas memorables, y muchos visitantes no sólo acuden habitualmente a exposiciones, algunos incluso visitan todos los Guggenheim del mundo”, explicaba a DEIA recientemente Richard Armstrong, que liderará la delegación que viaja a Bilbao como director de la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York. También participarán en el encuentro Ari Wiseman, adjunto al director de la Solomon y Philip Rylands, de la Peggy Guggenheim de Venecia, además de otros patronos neoyorquinos y representantes de museos de la red. Estarán también Juan Ignacio Vidarte, como director del Guggenheim Bilbao y responsable de Estrategia Global de la Solomon R. Guggenheim; y Jon Azua, en representación de las instituciones vascas en el Patronato neoyorquino.
Pero además de reuniones de trabajo, la delegación tendrá oportunidad de conocer el Efecto Bilbao y el papel que el Guggenheim ha jugado en el proceso de transformación y revitalización de la capital vizcaina. Durante el martes, realizarán visitas a la ciudad y, además, serán recibidos en la Diputación de Bizkaia.
KOONS, EL OTRO PROTAGONISTA La visita coincidirá también con el Patronato de la Fundación del Guggenheim Bilbao, presidido por el lehendakari Urkullu, que se celebrará mañana antes de la inauguración oficial de la retrospectiva que el museo dedicará a Jeff Koons; una exposición que acaba su periplo internacional en Bilbao y que ha cosechado un gran éxito de público y crítica en el Museo Whitney de Nueva York y que ha pulverizado récords de asistencia en el Pompidou de París.
Dicen del creador de Puppy que ha puesto patas arriba las bases del arte y que se ha convertido en el Andy Warhol actual. Koons, el artista más cotizado del mundo, tiene más de cien empleados en su estudio neoyorquino y los museos le tratan con reverencia.
En la retrospectiva, que se abrirá al público el martes en el Guggenheim, se podrán ver casi 150 piezas realizadas por Koons desde 1978 hasta hoy, entre las que se encuentran sus trabajos más icónicos y sus series más significativas, dispuestas en la primera y la segunda planta del museo en orden cronológico.
Organizada por el Whitney Museum of American Art de Nueva York, en colaboración con el Centre Pompidou de París y el Guggenheim Bilbao, en esta muestra el público podrá conocer el universo creativo del artista: sus enormes masas de plastilina, sus esculturas hinchables, sus brillantes esferas azules, realizadas en vidrio soplado artesanalmente que captan el reflejo de lo que sucede alrededor, sus conejos y perros que simulan gigantescos globos...
La muestra reúne piezas tan conocidas como su serie pornográfica Made in Heaven (1989-1991), realizada junto a su entonces esposa, la actriz porno Cicciolina; sus esculturas Michael Jackson and Bubbles,Hulk (2014-2014) y Popeye (2002) o esculturas de su última serie,Antigüedad, que reproducen estatuas clásicas de la Roma y la Grecia antiguas. En palabras del artista: “Me siento increíblemente fuerte cuando creo mis obras. Por eso, para mí el arte es ampliar mis límites en la vida. Y confío en que mi trabajo dé al espectador una medida de las posibilidades que le abre su futuro de la misma manera que me lo hace a mí”.
Para culminar los encuentros de la constelación Guggenheim se celebrará una cena de gala en honor a Jeff Koons.