miércoles, 10 de diciembre de 2014

Los retratos de fantasía de Tiepolo, en Bilbao






El Museo de Bellas Artes de Bilbao exhibe una pequeña pero exquisita muestra de los “retratos de fantasía” que realizó durante su estancia en España el pintor veneciano Giandomenico Tiepolo (1727-1804), hijo del famoso pintor de la corte de Carlos III Giambattista Tiepolo. La exposición, titulada El artista en la Corte, Giandomenico Tiepolo y sus retratos de fantasía, comisariada por Andrés Úbeda de los Cobos, jefe de Conservación de Pintura Italiana y Francesa del Museo del Prado, reúne once pinturas y doce estampas realizados por el artista presumiblemente hacia 1768. 
De las once pinturas que se podrán ver, diez pertenecen a una colección particular, mientras que el undécimo, el titulado Retrato de anciano con espada, procede de la colección de la Casa Museu Medeiros e Almeida, de Lisboa, cuya existencia se conocía solo por referencias fotográficas. 
Tres de los óleos reflejan el busto de figuras masculinas de viejos barbudos sosteniendo una espada o con un turbante al estilo oriental, y los ocho restantes, primeros planos de jóvenes y bellas mujeres que muestran un atractivo elegante pero comedido, al gusto del canon de belleza femenina que imperaba en la sociedad madrileña de la época, finales del XVIII. 
TRADICIÓN
Las doce estampas y grabados al aguafuerte, custodiados en la Biblioteca Nacional, que se exhiben junto a las pinturas en la parte del Museo bilbaino dedicada a la pintura clásica, complementan la exposición que podrá verse hasta el 20 de abril de 2015. 
Las estampas reproducen también retratos de bellas jóvenes y viejos barbudos, lo que da al conjunto de óleos y grabados expuestos una unidad estilística considerable. 
Los retratos de fantasía son un subgénero del retrato sucesor de una larga tradición en la pintura veneciana, lugar del que procedía tanto el patriarca de la familia Tiepolo como sus hijos Giandomenico y Lorenzo, cuyos máximos exponentes fueron Tiziano y El Veronés. 
Los retratos femeninos precisamente tienen su antecedente en la obra de estos dos genios del Renacimiento italiano, mientras que los masculinos -hombres de avanzada edad, en actitud solemne y suntuosamente ataviados-, tienen su principal precedente en las estampas del genio de la pintura holandesa Rembrandt. 
Tanto el propio Giandomenico, como su padre, Giambattista Tiepolo, y su hermano, Lorenzo, están considerados “los últimos representantes de un género como este que prácticamente desaparece para dejar paso al llamado neoclasicismo”, apuntó el comisario de la muestra, Andrés Úbeda, durante su presentación. Úbeda señaló que, en los “retratos de fantasía” expuestos en Bilbao se observa que tanto Giandomenico como su hermano Lorenzo consiguieron superar la limitación estilística y conseguir un estilo propio y personal que suponía para los artistas formar parte de la “factoría” artística de su padre y haber sido formados, por tanto, en la imitación y reproducción de su estilo. 
La muestra dedicada a los retratos del Tiepolo refuerza el programa expositivo del Museo de Bellas Artes, que en la actualidad reúne en sus diferentes salas de arte clásico y contemporáneo una muestra sobre el hiperrealismo y otra de grabados del italiano Paladino. “Esta exposición es un broche de oro para nuestro año expositivo”, señaló el director de la pinacoteca bilbaina, Javier Viar.