martes, 2 de diciembre de 2014

Los guerreros de terracota conquistan Bilbao





Los guerreros de terracota del primer emperador chino volverán a tomar Euskadi, 16 años después de su presencia en el Guggenheim como elemento testimonial de una muestra dedicada al arte chino. Esta vez, lo harán como protagonistas centrales de una exposición que evoca, mediante réplicas y montajes escénicos, el yacimiento donde fueron halladas las figuras sepultadas en torno al mausoleo del que fuera primer emperador chino, Quin Shi Huang (260-210. A.C).
La muestra incluirá alrededor de 150 reproducciones a tamaño original de objetos, piezas y figuras que fueron halladas en el yacimiento, descubierto por unos campesinos en 1974, durante unas prospecciones en busca de abastecimientos subterráneos de agua. Entre los elementos del recorrido sobresale la escenificación del denominado foso 1, con más de 90 guerreros en formación, a escala natural 1:1.
Hoy, cuatro décadas después del hallazgo y del inicio de las excavaciones, se calcula que han sido desenterrados ya alrededor de unos 8.000 guerreros repartidos en tres fosos, cuando aún no se ha alcanzado ni abierto el núcleo de la tumba, el propio mausoleo real donde yacen los restos de Quin Shi Huang, que continúa intacto.
Quien fuera uno de los artífices de la unificación del imperio chino y de la Gran Muralla, creía que, enterrando estas estatuas de su ejército, seguiría teniendo tropas bajo su mando más allá de la vida terrenal. 

Todas las figuras son diferentes y tienen rasgos y características distintas: bigotes, peinados, atuendos, rasgos de etnias distintas y diversas edades. Las cabezas y las manos se moldeaban por separado y se añadían a los cuerpos con posterioridad. Aunque presentan el aspecto marrón de la terracota, todas fueron coloreadas y pintadas, pero el contacto con el oxígeno les hizo perder su tonalidad. Los uniformes, trajes y atuendos reflejan los rangos militares a los que pertenecen y sus distintos niveles jerárquicos. Cada guerrero porta a su vez un arma propia, bien sea arcos, lanzas o espadas.
Gran formato
El montaje también exhibirá ocho grandes reconstrucciones de figuras humanas, de mayor tamaño al real, junto a caballos, armas, joyería, arte y herramientas. Alrededor de la réplica de la excavación se ha dispuesto un gran diorama a color del foso original para hacerse idea de las dimensiones del descubrimiento. Completa la exposición la proyección de un documental donde se relatan las claves del hallazgo, incluidos testimonios de algunos de los campesinos que dieron con el enterramiento.
La muestra ha recorrido varias ciudades europeas y a Bilbao llegará procedente de Dublín. En su estancia en Madrid entre noviembre de 2013 y mayo de este año fue visitada por más de 100.000 personas. Las fechas en el Euskalduna son inamovibles por motivos de agenda y eventos del recinto bilbaino.
La exposición, titulada Terracotta Army-Guerreros de Xian, será instalada en la zona de ampliación del palacio Euskalduna de Bilbao y ocupará más de 2.000 metros cuadrados. Estará abierta del 15 de diciembre de este año al 22 de febrero de 2015. Las entradas están ya a la venta en los cajeros de Kutxabank y las taquillas del propio palacio. Los precios van de los 8 euros (10 el fin de semana) para adultos, a los seis para los niños de 4 a 12 años.