domingo, 27 de julio de 2014

Bilbao renueva su parque de patos y pavos reales


Son la atracción de decenas de niños y adultos que cada día se acercan a los estanques de los parques de Doña Casilda, en el centro del Ensanche, y Europa, en el barrio de Txurdinaga. Su gracia torpe al andar en tierra y su suave navegar en el agua hacen las delicias de los visitantes. Pero los patos que residen en estas estancias públicas no duran para siempre. “Algunos se mueren, otros de un día para otro se escapan,... las causas para que desaparezcan estas aves son variadas”, aseguran fuentes del área de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Bilbao, la responsable de que una de las imágenes más idílicas de la villa se mantenga durante décadas.
Por ello cuando el parque de aves disminuye en estos dos espacios verdes de la villa se compran nuevos animales para mantener el número de especímenes. Eso es lo que ha ocurrido la semana pasada.
El área municipal ha adquirido siete ejemplares para el parque de Doña Casilda y seis para la zona pública de Txurdinaga. En el primer caso se ha comprado una pareja de barnaclas, unos ánades de cabeza blanca y negra que tienen en esta zona europea su estancia más meridional, otra pareja de ánades friso, los pequeños patos de plumaje gris y poco atractivo, y un pato mandarín, una ave de vivos colores de la familia anatidae y que proviene de China, Japón y Siberia. A este conjunto de aves acuáticas se han unido dos hembras de pavo real, para que sean cortejadas por el espectacular macho que vive en Doña Casilda y que, de vez en cuando, muestra orgulloso su cola de colores azules cada vez que persigue a una de las pavas en el espacio con que cuentan esta especie, lindando con el conocido estanque de los patos.
60 AVES EN LOS DOS PARQUES Con la suelta de estas siete unidades, los habituales del parque más grande de la villa notarán que el número de aves ha vuelto a la normalidad y se mantiene en los 45 animales.
Por lo que se refiere al Parque Europa, la otra estancia verde de Bilbao que ofrece la belleza de aves vivas en un estanque, el número de aves es mucho menor. Normalmente se mantiene entre 14 y 15 unidades, tal y como está en la actualidad tras la llegada de seis ánades de tres especies diferentes. En concreto, se ha adquirido una pareja de ánade peposaca, el también conocido como pato negro procedente de Sudamérica; otra de ánade rabudo, una de las pocas especies separadas y que se distribuye por todo el mundo, y, por último, un macho y una hembra de ánade colorado, otra especie endémica de Sudamérica pero que se adapta sin problemas a estas latitudes europeas.