lunes, 5 de octubre de 2015

Bizkaia se consolida como plató con 41 peticiones de rodaje





Desde su constitución el pasado mes de febrero, Bilbao-Bizkaia Film Comission ha atendido 41 propuestas para el rodaje de diversos trabajos audiovisuales en el territorio. Entre las peticiones recibidas, 22 están ejecutadas o en procesos muy avanzados de producción, como es el caso de la película Bilbao-Bizkaia. Exterior-Día, cuya grabación se está llevando a cabo estos días, a través del impulso de Zinebi y bajo el amparo de diversas instituciones locales, con el objetivo de componer un escaparate de emplazamientos de la villa para atraer más, si cabe, a la industria cinematográfica.
“Se percibe que es un momento favorable. Tanto la capital vizcaina como el territorio en conjunto son demarcaciones seguras, donde hay profesionales y una industria audiovisual muy competente”, aseguran fuentes de la comisión, promovida por la Diputación Foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao. “Las productoras buscan destinos seguros, en los que confiar, ese un elemento primordial, así como los incentivos fiscales”, indican las mismas fuentes.
Entre las llamadas atendidas por la comisión en 2015 -algunas propuestas se realizaron el año anterior y han tenido continuidad- hay 19 largometrajes, cuatro cortometrajes, dos series de televisión, tres programas de televisión, un documental, dos videoclips, siete spots de publicidad, una sesión fotográfica y dos eventos publicitarios. “No quiere decir que todos se vayan a materializar, son personas o productoras que han mostrado interés en la ciudad y el territorio”, aclaran desde Bilbao-Bizkaia Film Comission.
En cuanto a los proyectos que están en un proceso avanzado destacan nueve largometrajes -The Key de Óscar Andrés con Lucía Lacarra de protagonista, Un otoño sin Berlín de Lara Izagirre,Txarriboda de Javier Rebollo...-, tres cortometrajes, tres programas de televisión -un programa japonés llamado Paseos por ciudades del mundo, el popular Masterchef de TVE...-, un documental, dos videoclips -Euritan dantzan de Gatibu...-, tres spots de publicidad -anuncios de vehículos, bicicletas o electrodomésticos- y una sesión fotográfica.
PROYECTO DE ZINEBI Al más puro estilo de las afamadas Paris, je t’aime o Nueva York I Love You, Bilbao tendrá su particular ovación cinematográfica que a buen seguro funcionará como estímulo para sumar el número de peticiones que reciba la comisión de cine autóctona en adelante. El ensalzamiento de la capital se producirá mediante el rodaje de siete cortometrajes que capturan diferentes espacios de la villa para formar una sola película: Bilbao-Bizkaia. Exterior-Día. La producción, impulsada por el Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao (Zinebi), se rueda durante las próximas semanas para ser estrenada el 19 de noviembre, en el marco de la próxima edición del certamen.
Para su gestación, este proyecto colectivo cuenta con directores bilbainos -de nacimiento o de adopción- de la talla de Pedro Olea, Enrique Urbizu, Mikel Rueda, Luis Marías, Imanol Uribe, el colectivo Sra. Polaroiska -integrado por Alaitz Arenzana y Maria Ibarretxe- o Javier Rebollo. Este último, precisamente, comenzó ayer el rodaje de su cortometraje, El amigo imaginario, en los aledaños de la plaza Euskadi.
“Será una carta de presentación en el marco del impulso que se le quiere dar a la ciudad como localización para la producción audiovisual”, explica Ernesto del Río, director de Zinebi, sobre el proyecto que cuenta también con el apoyo de Bilbao-Bizkaia Film Comission. “Puede servir de promoción del territorio y de la ciudad, con el fin de impulsar su economía, no solo en el ámbito cinematográfico”, añade en alusión a la iniciativa.
Además de tener en cuenta la belleza de los exteriores, se pretende visibilizar el trabajo de los técnicos y actores locales. “Las producciones extranjeras suelen contar con personal local, pero también alquilan equipos técnicos de empresas autóctonas”, aclara Del Río. Todo ello, explica, incide en la industria cinematográfica del lugar, pero también de manera indirecta en la hostelería y en el sector hotelero. Asimismo, la película pretende enfatizar otro fenómeno que está en boga: el turismo cinematográfico, tal y como quedó de manifiesto con la película Ocho apellidos vascos. “Mucha gente ha acudido a Zumaia o Leitza para visitar los lugares en los que se rodó”.
A pesar de contar con referentes sugestivos cercanos en el tiempo, el origen del proyecto se remonta a 2008, durante el 50 aniversario de Zinebi. “En aquel entonces las dificultades técnicas y económicas imposibilitaron que se llevase a cabo. Ahora las nuevas tecnologías han facilitado el rodar con una inversión menor”, considera Del Río. La película también nace con el objetivo de poner en valor el cortometraje “que es la seña de identidad del festival”. Por ello, decidieron juntar a realizadores bilbainos “con carreras consolidadas” para así poder “dar dimensión al festival”.
El escaparate de Bilbao se realizará mediante siete cortometrajes que tendrán como telón de fondo una ciudad que en los últimos años se ha transformado radicalmente. “Cada proyecto forma parte de la inventiva de cada director y su guionista. Son perspectivas muy distintas sobre aspectos diversos de la ciudad”, explica el director de Zinebi, quien conoce de cerca los trabajos que formarán una especie de catálogo de espacios urbanos.
7 CORTOMETRAJES El primero de los rodajes, Amatxu maitea, de Luis Marías, tuvo lugar la semana pasada en el parque de La Peña. El segundo, El amigo imaginario, de Javier Rebollo, comenzó ayer y continuará hoy. “Estamos grabando principalmente en la calle que discurre desde la Torre Iberdrola a la biblioteca de Moneo”, relata el director bilbaino, quien cuenta con un elenco formado por Antonio Zabalburu, Amaia Aberasturi y Amaia Iraundegi. “La historia comienza con un tío con problemas matrimoniales que se levanta solo un domingo, se pone a hacer footing y se encuentra con dos jóvenes con las que tiene algo que resolver”, añade Rebollo sin desentrañar el argumento.
Con cuidado para no repetir localizaciones, la película recorrerá espacios como el cementerio de Mallona, las ruinas industriales de Zorro-tzaurre o el Casco Viejo. Doña Casilda es el espacio elegido por Enrique Urbizu, quien bajo la excusa de un asesinato realizará una evocación en Los fantasmas del parque. “Para mí es el lugar de juegos de la infancia, donde nació mi vocación y amor por las historias”, cuenta el cineasta, quien aún no ha concretado fechas de rodaje del proyecto por estar en una fase muy inicial.
En cuanto a las jóvenes cineastas, Alaitz Arenzana y María Ibarretxe proponen una reflexión contemporánea. “Los ocho pecados capitalesplantean una recreación de ocho situaciones donde se plasman las llamadas pasiones malvadas o vicios en Bilbao y alrededores”, explica el colectivo Sra. Polaroiska desde México, donde están llevando a cabo uno de sus proyectos. Zombi Eguna, de Pedro Olea; Caimán, de Mikel Rueda; y La confesión, de Imanol Uribe, completarán la película.
“Las miradas serán muy diferentes, esperamos que se complementen y compongamos un poliedro atractivo para el espectador”, explica Del Río. El largometraje se estrenará el 19 de noviembre, durante la celebración de la próxima edición de Zinebi 57, en el Teatro Campos. “Estamos en gestiones para que se emita en EITB, en fechas cercanas al estreno. No es una película para explotar comercialmente en salas, pero confiamos que funcione en circuitos como festivales, muestras, promociones...”, concluye.