sábado, 12 de septiembre de 2015

Fallece Carlos Pradera, uno de los mejores pilotos de rallys




Juan Carlos Pradera Salazar, uno de los pilotos españoles más destacados de mediados de la década de los 70 a la mitad del ciclo de los 80, que fue campeón de España y piloto oficial de Seat y Renault, ha fallecido a los 69 años en el centro hospitalario de Cruces-Barakaldo.
Carlos Pradera alcanzó la máxima relevancia deportiva en el automovilismo, esencialmente en los rallys, pero también en pruebas de montaña (con turismos y monoplazas) y de circuito, donde se erigió campeón europeo de velocidad en la División I (vehículos de 1000 a 2000 cc) en 1976, premio que recibió en París.
Bilbaíno de nacimiento, fue un deportista polifacético pues encadenó, siempre con notables resultados, competiciones de esquí acuático, surf, vela, hockey sobre patines, tenis, esquí, aviación -ganó una edición de la Vuelta Aérea a España-, motociclismo (alternó trial, motocross, velocidad, sobre hielo) entre otras modalidades.
En 1973 fue revelación en España como piloto de rallys, exhibiendo una bravura en la conducción que suplía la mediocridad de la mecánica de su coche, y al año siguiente se adjudicó el título español; curiosamente, en 1986, en su última temporada como conductor se hizo con el subcampeonato.
Su primera victoria la alcanzó en 1973 cuando dominó con un Seat 124-1600 el Rally Internacional Costa del Sol y en 1974, ya como piloto oficial de Seat, obtuvo segundos puestos en el RACE y Costa Brava y un tercer lugar en el Firestone-Bilbao.
Considerado en la actualidad como el mejor piloto vasco de rallys de todos los tiempos, su mejor resultado en el campeonato de Europa fue una tercera plaza en el Rally de Polonia en 1975, entonces manejando un Alpine-Reunalt 1800.
Otros muchos buenos resultados los alcanzó con Renault-5 Turbo y Peugeot 205 GTI, principalmente en rallys como el de Catalunya, Príncipe de Asturias, El Corte Inglés, RACE-Costa Blanca, Sierra Morena y Palafrugell-Girona.
Contrajo matrimonio dos veces y fruto de ellos tuvo tres hijos en el primer casamiento y uno más en el segundo.
Vivía entre Marbella y Bilbao y recientemente había ido al Caribe con un catamarán. El pasado día 1 de septiembre había cumplido 69 años de edad.
No ha trascendido la enfermedad por la que días atrás fue ingresado en el hospital de Cruces-Barakaldo, pero años atrás le hicieron un trasplante de médula.
El funeral tendrá lugar mañana viernes en la iglesia de San Ignacio, del municipio vizcaíno de Getxo.