domingo, 29 de marzo de 2015

'Shangay' se hace eco de un 'cachondo' pleno en Bilbao




El debate sobre el 'cruising' relajó los ánimos del pleno bilbaíno el pasado jueves, como ya relató la edición impresa de EL CORREO. Una iniciativa del concejal del Partido Popular, Luis Hermosa, pedía al Ayuntamiento bilbaíno que actuara en contra de la "actividad sexual incívica" que se produce en el alto de Santo Domingo. Una zona boscosa donde se practica el 'cruising': término inglés que define la actividad de buscar sexo en lugares públicos, como parques, playas o descampados, principalmente referido a los varones homosexuales. Ahora, la conocida revista del colectivo homosexual ha recogido la última sesión del pleno bilbaíno en el que se debatió -en un tono distendido y entre risas- la controvertida práctica.
El concejal de Seguridad, Tomás del Hierro, decidió acudir a la zona para hablar con los vecinos e interesarse por la situación, a fin de comprobar si estos hechos eran ciertos o no. "Fuimos y nos 'entraron' (quienes practican 'cruising'), confesó Del Hierro entre las risas de los corporativos. Tras subrayar que "el problema es que se haga a la vista de la gente", el responsable municipal de Seguridad agregó: "la sensación que tuve allí... No sé explicarme", añadió turbado.
La portavoz de EH Bildu, Aitziber Ibaibarriaga, dijo que, después de que el PP haya "prohibido" otras cosas, "ahora parece que se prohíbe follar, y perdón por la expresión". El Alto de Santo Domingo está "lo suficientemente apartado como para que no suponga un problema de seguridad", ha señalado Ibaibarriaga, quien, a propósito del exhibicionismo, ha revelado: "en París me salió un exhibicionista en unos baños".
Alfonso Gil consideró que el "cruising" no es "lo que se ha hecho toda la vida en Bilbao", sino que es una práctica que "va más allá", por lo que entiende que exista "preocupación de los vecinos". El edil del PP Luis Hermosa reprochó a los demas representantes que este problema tiene "bastante poco humor" para los vecinos de la zona, aunque finalmente se vio aprobada su propuesta.
El alcalde, Ibon Areso, explicó que el gobierno local respaldó la iniciativa porque en ella se pide "hacer cumplir" la ordenanza de Espacio Público en lo relativo a las prácticas sexuales "incívicas", aunque puntualizó que se trata de un asunto que debe tratarse con "prudencia". En definitiva, el último pleno bilbaíno fue de los 'más movido'.