viernes, 19 de septiembre de 2014

Bilbao, sede de la Eurocopa'20



La UEFA ha anunciado que Bilbao será una de las trece capitales europeas sede de la Eurocopa de 2020. De esta forma, el nuevo San Mamés acogerá cuatro encuentros del torneo continental -tres de la fase de grupos y uno de los octavos de final-. Gianni Infantino, secretario general de la UEFA, aseguró en Bilbao que si la villa se convertía en sede "España -siempre que se clasifique- jugará al menos dos partidos". Además de la capital vizcaína, también han sido elegidas las ciudades de Londres (semifinales y final), Múnich, Bakú, San Petersburgo, Roma, Copenhague, Bucarest, Amsterdam, Dublín, Budapest, Bruselas y Glasgow. La otra cara de la moneda son las seis eliminadas: Sofía, Skopje, Minsk, Jerusalén, Estocolmo y Cardiff.

"Un proyecto de país"
Será la segunda fase final de un torneo de selecciones de fútbol que acoja la ciudad (tras el Mundial'82) y supondrá el casi seguro regreso de la selección de España, que jugó 6 partidos en el viejo estadio, el último en 1967 ante Turquía. Además de resaltar aún más la posición de Bilbao en el mapa del fútbol mundial,supondrá un tremendo impacto económico. Los antecedentes de lo sucedido en Polonia en 2012 hablan de 40 millones de euros. La última vez que se hicieron cálculos del impacto económico en la capital vizcaínas fueron los referidos a la Copa del Mundo de Baloncesto disputado en el BEC. Las primeras estimaciones hablaron de 30 millones de euros y finalmente ascendió a 35. Una Eurocopa podría llegar a superar con creces la citada cifra. "Esto es cuatro veces unos Mundiales de baloncesto", ha indicado Andoni Aldekoa, director de Gabinete del alcalde Ibon Areso. Una vez conocida la elección, el propio Aldekoa ha mostrado su satisfacción por el "reconocimiento" que supone para la ciudad. "Nos tenemos que poner manos a la obra de forma inmediata", ha añadido.

El director de Deportes del Gobierno vasco expresaba también en Ginebra la felicidad del Ejecutivo autónomo. "La verdad es que estamos muy contentos, veníamos con cautela porque sabíamos que había ciudades importantes, pero que nos haya tocado es muy positivo", ha declarado. Redondo ha reconocido que la elección de Bilbao es un reto para Euskadi, dado que la ciudad por si sola no puede cumplir con todos los requerimientos exigidos por la UEFA. "Para nosotros es un proyecto de país, porque con los requerimientos que pide la UEFA sólo la ciudad de Bilbao no cumple. Hemos presentado un proyecto en el que tendrán que implicarse las tres capitales".
El dossier técnico elaborado por la UEFA para evaluar las candidaturas destacaba la capacidad y accesibilidad del nuevo San Mamés, además de las garantías legales, de seguridad y comerciales de su candidatura. Aunque también cuestionaba la movilidad desde los aeropuertos de Bilbao y Vitoria, la capacidad hotelera, algunos espacios del recinto y los destinados a las zonas de aficionados.

El representante vasco ha recordado que no todo son problemas y que por ejemplo el estadio de San Mamés ha sido muy elogiado. "Lo han alabado no sólo porque sea nuevo, sino por ser muy práctico". Dicho esto, el director de Deportes ha reconocido el potencial del campeonato. "Para nosotros es una buena noticia porque el fútbol a día de hoy es el deporte rey y el que atrae más dinero y con el que se puede hacer más promoción económica"."Los déficit los tenemos que suplir. Por ejemplo, el aeropuerto de Vitoria será una plataforma junto al de Bilbao, en cuanto a plazas hoteleras las tres ciudades se tienen que implicar y tal vez otras ciudades aledañas tendrá que entrar para poder llegar a los requerimientos que la UEFA solicita", ha agregado Redondo.
Y ahora, a por una final de Liga Europa
Ahora, el siguiente paso será pedir para Bilbao la final de la Liga Europa de 2017. "Nos dicen que como experiencia previa hagamos una final de clubes. Y hemos pensado en la de la Liga Europa", explica Aldekoa.
Las gestiones están avanzadas. El resto de instituciones implicadas (Gobiernos central y vasco y la Federación Española) están al tanto, El Consistorio ha pedido conocer los requerimientos que se le exigen. El nuevo San Mamés, con 53.000 plazas, no tiene aforo para acoger una final de la Liga de Campeones. La de este año es en Berlín (75.000) y ayer se decidió que Milán (80.000) acoja la de 2016. Pero da de sobra para la Liga Europa. En 2014 fue en Turín (28.000), la de esta campaña en Varsovia (58.000) y, según resolvió ayer el Comité Ejecutivo de la UEFA la de 2016 en Basilea (38.000). "La Federación apoyará con todas sus fuerzas al Athletic si da el paso", garantizó Pérez. Además del valor de San Mamés y Bilbao, cuenta en favor de sus aspiraciones que España no es sede de esta final desde Sevilla en 2002.