domingo, 26 de febrero de 2017

Bilbao también baila hip hop



Karol Galindo y Lydia Rodríguez bailan hip hop en Bilbao. FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

En Bilbao lo más similar a una batalla basada en la improvisación es un campeonato de bertsolaris. Bajo los focos, los protagonistas esperan entrar en escena. En todo momento mantienen el cuerpo rígido, casi inmóvil. Cuando llega la hora, dan un paso al frente. Con las manos a la espalda, alzan ligeramente la mandíbula y, siguiendo el hilo del tema propuesto, empiezan a brotar las rimas con una melodía inconfundible. Esa destreza con el lenguaje es comparable con la que los bailarines del certamen internacional Snipes Juste Debout tienen de su cuerpo. Hasta 200 van a pulir sus zapatillas para brillar en las semifinales del certamen que se celebra en el Teatro Campos Elíseos de la capital vizcaína este domingo.
En grandes urbes, como Madrid y Barcelona, está más extendido ver a jóvenes de anchos pantalones con la visera calada dando brincos por plazas y calles. “Bilbao quiere reivindicar su potencial como ciudad cultural, dando cabida a todas las manifestaciones culturales”, remarca Nekane Alonso, concejal de Cultura. Por eso, la competición más prestigiosa del mundo de hip- hop y el street dance recala por primera vez en la villa, dando una oportunidad a los bailarines de toda la cornisa norte de la península.
La navarra Karol Galindo es uno de los referentes de la danza urbana en el país. Bajo el apodo de Misty-k, lleva 15 años en el circuito pero tuvo que salir de Pamplona para formarse en condiciones. Cuando era niña se dejó envolver por los compases de la música negra que sonaba en los altavoces de su casa. Después, empezó a deslizar los pies y a girar por las pistas de baile de Girona, Francia, Estados Unidos… Tiene una sólida preparación académica, algo en lo que España sobresale frente al resto de países europeos. “Proporcionalmente hay más escuelas de danza y normalmente en ellas predominan las mujeres”, explica Galindo. La calle es de los hombres. Las aulas, de las mujeres. Pero aquí también las tornas están cambiando.
El festival Snipes Juste Debout se impulsó para potenciar otras disciplinas que surgieron a raíz del breakdance. Estilos “más festivos” como el hip hop, house, popping, locking y el experimental. Sobre la tarima de madera irán desfilando parejas para enfrentarse en un fugaz cara a cara. En el primer filtro cada participante tendrá que romperse a bailar. Tan solo disponen de treinta segundos. No conocen de antemano la música que se les va a pinchar. Pero con la primera nota, como un calambrazo, surge la conexión. Se despegan del suelo y se establece un diálogo de brazos, piernas y caderas. Un toma y daca entre contrincantes. “Es la forma de expresión más honesta desde uno mismo hacia los demás”, zanja Galindo.
Solo quedarán 32, que se batirán por el título de campeón en París los días 5 y 6 de marzo. Al margen de la competición, sus promotores destacan que se trata de un momento de “unión” para los amantes de la cultura urbana. En la antesala, el sábado se ha organizado el Bilbao Urban Festival, en el Hotel Gran Bilbao. Punto de encuentro donde profesionales, coreógrafos, aficionados y bailarines podrán intercambiar experiencias y que aprovecharán grandes marcas como Puma, Nike, Madonna o el Circo del Sol para reclutar futuras promesas. Habrá también mesas redondas, DJ´s, shows y demostraciones de coreografías para vivir la cultura urbana en su máxima expresión.