miércoles, 30 de noviembre de 2016

Zugaza deja el Prado para volver a dirigir el Bellas Artes de Bilbao



Zugaza deja encaminada en Madrid la segunda gran remodelación del Prado, la que empezará bajo la dirección de Norman Foster después de pilotar la ampliación la realizada por Rafael Moneo, que ha permitido atraer a un número de visitantes a las salas del museo madrileño desconocidas con anterioridad. 
Su salida en 2002 de Bilbao fue apresurada porque la oferta del Prado le llegó de improviso y tuvo que tomar una decisión en cuestión de días. Nacido en Durango en 1964, en estos casi quince años en Madrid él ha siguiendo teniendo la residencia en la localidad vizcaína, donde vive su familia. En un escrito dirigido al Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, y al diputado general de Bizkaia, Unai Rementería, Zugaza «da por cumplidos los objetivos planteados bajo su dirección y agradece todo el apoyo recibido». 
Cree que «ahora se abre una nueva etapa para el Prado llena de buenas expectativas, con el horizonte puesto en su bicentenario y en la culminación del Campus del Museo del Prado con la incorporación del Salón de Reinos». Al mismo tiempo se siente «muy afortunado por la oportunidad de volver al Museo de Bellas Artes de Bilbao (que dirigió entre 1995 y 2001)  y poder ofrecerle toda la experiencia adquirida».
Nuevo impulso
El Ministro de Educación, Cultura y Deporte ha agradecido personalmente a Miguel Zugaza los servicios prestados a la institución durante todos estos años y le ha propuesto seguir vinculado al proyecto del bicentenario del Museo a través de la Comisión del II Centenario del Museo Nacional del Prado en 2019. El diputado general de Bizkaia y actual presidente del patronato del Bellas Artes, por su parte, ha mostrado, en nombre de las tres instituciones fundadoras (Ayuntamiento de Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia y Gobierno vasco), la satisfacción por volver a contar con él para dar un nuevo impulso a la pinacoteca bilbaína. 
Ambas partes han acordado mantenerse en contacto para facilitar la transición en la dirección de los respectivos museos. Con este fin, el ministro propondrá al Real Patronato del Museo del Prado  la creación de una comisión específica en su seno para que proceda, tal como establecen sus estatutos, a iniciar el procedimiento de selección previo a la propuesta de nombramiento al Consejo de Ministros. Mientras no se produzca el relevo efectivo, Zugaza seguirá en el cargo con todas las facultades inherentes al mismo.
 Por su parte, José Pedro Pérez-Llorca, presidente del Real Patronato del Museo, quiere hacer constar que «nunca podrá el Museo del Prado agradecer bastante a Miguel Zugaza la inteligencia, la sabiduría, la imaginación y el tesón con los que ha dirigido la institución» y que «el fruto de su trabajo, que es el gran éxito del Prado, habla por sí mismo».