lunes, 30 de mayo de 2016

TRASLADA SU SEDE DE GASTEIZ A BILBAO ‘eremuak’ llevará el arte contemporáneo a los pueblos de Euskadi en su sexta edición



Imagen de archivo de la muestra ‘First Thought Best’, organizada en Artium, que contó con obras seleccionadas en la convocatoria ‘Exposición 2014’ de ‘eremuak’.Foto: Jorge Muñoz
Imagen de archivo de la muestra ‘First Thought Best’, organizada en Artium, que contó con obras seleccionadas en la convocatoria ‘Exposición 2014’ de ‘eremuak’.Foto: Jorge Muñoz

 Hace ya seis años que eremuak nació como un programa “independiente” y “abierto” para ofrecer a los creadores vascos de arte contemporáneo una plataforma activa de trabajo. La flexibilidad y la movilidad son las características que lo han definido desde sus inicios, adecuándose en cada edición a las necesidades cambiantes del sector. 
En su sexto año de vida, el programa independiente auspiciado por el Gobierno vasco ha dado un paso más, trasladando su sede desde Gasteiz a Bilbao. Tras cinco años de desarrollo a través de Artium, la edición de 2016 tendrá lugar por primera vez en Azkuna Zentroa, donde abrirá sus puertas a una nueva etapa en la que además de continuar con las líneas de actuación trazadas en años anteriores, se iniciará el programa HARRIAK de exposiciones y actividades que llevarán el arte contemporáneo a las casas de cultura de varias localidades de Euskadi. Además, eremuak contará por primera vez con una convocatoria de residencias en centros internacionales destinadas a jóvenes artistas. 
“Cuando se habla de arte contemporáneo hay una tendencia de nombrar a los artistas destacados o los lugares de referencia; lo que presentamos hoy (por ayer) va más allá de nombres y se centra en el contexto, en el importante tejido sin el que no es posible entender el arte vasco”, señaló Joxean Muñoz, viceconsejero de Cultura, Juventud y Deportes del Gobierno vasco, en el acto de presentación de esta sexta edición al que también asistió la directora de Azkuna Zentroa, Lourdes Fernández, y los tres miembros que actualmente componen la comisión técnica de eremuak: Itziar Okariz, Leire Vergara y Pello Irazu. 
Muñoz destacó en su intervención que ese contexto al que hace referencia lo conforma la “viva relación” que se establece entre las diferentes prácticas artísticas vascas y los dinámicos nexos de unión que comparten con la sociedad. Potenciar y dar visibilidad a ese intercambio cultural es uno de los objetivos de esta iniciativa, enmarcada en un sector “cambiante” como es el del arte contemporáneo, inmerso en un continuo proceso de reflexión y transformación. 
“VOCACIÓN DE RETORNO” Esa circunstancia de permanente evolución tiene su reflejo tanto en la nueva ubicación como en las novedades que trae consigo esta nueva edición a la que han dado inicio “con grandes expectativas”, apuntó Okariz. 
En lo que se refiere a las vías de trabajo que han venido desarrollando hasta el momento, la artista reafirmó el compromiso de eremuak de mantener durante todo el año una convocatoria continua en sus tres principales líneas de actuación: creación artística, mediación e interpretación. “Gracias a ella, el artista puede llevar a cabo un proyecto específico”, resumió Okariz, quien añadió que una de las escasas condiciones específicas que se establecen en el proceso de selección es que la obra tenga una incidencia directa en el contexto que la rodea. “Lo que buscamos es una vocación de retorno”, aclaró Irazu. Es decir, que además de incidir en la propia trayectoria artística del creador, deje su huella en la sociedad a través de exposiciones, mesas redondas o actividades realizadas con el público. 
Esa visibilidad será precisamente la que potencien las jornadas públicas que este año se celebrarán en Azkuna Zentroa y que trabajarán para estrechar lazos entre diversos agentes del sector. Anteriormente, ya se venían realizando en Arteleku (Donostia) y Bilbao Arte, sustentándose en tres bases principales: programar, editar y producir. En este caso, no obstante, se apostará por un nuevo eje conceptual que girará en torno al rol que juegan la educación y la pedagogía en el arte. 
APUESTA LOCAL Uno de los platos fuertes de este sexto eremuak es el programa de exposiciones y actividades HARRIAK, que tendrá lugar entre mayo y diciembre. En él tomarán parte tanto artistas como mediadores emergentes, encontrando en las casas de cultura de varias localidades vascas el lugar perfecto para acercar el arte contemporáneo a la sociedad. “Esto nos va a permitir atomizar los sucesos en el arte contemporáneo y recuperar espacios”, opinó Okariz. 
Esta novedosa apuesta va precedida por un largo proceso de reflexión en el que la comisión técnica -cuyos miembros se renuevan continuamente- apreció una falta de espacios para que los artistas jóvenes expusieran sus obras. “El arte contemporáneo está en boca de todos, pero muchos no saben qué es y se limita a grandes espacios”, opinó Irazu. Con esa premisa en mente, decidieron “tirarse al barro” y apostar convertir las salas de pueblos como Güeñes, Alegría-Dulantzi, Lekeitio, Arrasate y Andoain, espacios poco habituales para este tipo de actividades, en verdaderos escaparates artísticos. 
Otra de los principales objetivos es impulsar la proyección internacional de los jóvenes talentos de la tierra, una labor que promoverán a través de residencias internacionales. Dichas estancias servirán para “crear ese tejido o diálogo con otros sectores, unido tanto a grandes instituciones como a algunas otras independientes”, concretó Vergara. 
La línea editorial que complementa este programa artístico continuará su desarrollo con el tercer número de la revista eremuak, cuya publicación está prevista para el próximo otoño. “Este es el lugar donde profundizaremos tanto en las propuestas del programa como en distintas líneas de investigación y debate presentes en nuestro contexto”, detalló Leire Vergara. También se editará el tercer número de las publicaciones llamadas cuadernos, en las que ya participaran los destacados artistas Mikel Euba y Juan Luis Moraza. 
Desde sus inicios en el año 2010, eremuak ha posibilitado la existencia de un observatorio de arte contemporáneo desde el que han trabajado “de una manera independiente” pero, a su vez, nutriéndose de una estrecha colaboración tanto con el Gobierno vasco como con Artium. En esta nueva etapa, “Azkuna Zentroa pondrá a disposición de eremuaktodos sus medios y aprovecharemos todo lo que nos puede aportar”, prometió Lourdes Fernández, en una simbiosis que esperan sirva para “transformar” a ambos.