domingo, 10 de enero de 2016

Una multitud recorre Bilbao para reclamar el acercamiento de los presos vascos






Decenas de miles de personas han reclamado esta tarde en Bilbao el acercamiento de los presos vascos y el fin de la dispersión, en la tradicional manifestación que se convoca cada año en enero en la capital vizcaína. Esta vez la convocatoria ha corrido a cargo de la red ciudadana Sare y ha vuelto a obtener un gran respaldo, ya que ha abarrotado de personas amplías calles bilbaínas como Autonomía.
La marcha ha partido a las 17.30, con media hora de retraso sobre el horario previsto, del pabellón de La Casilla y la cabeza de la manifestación ha llegado a las 19.00 horas al Ayuntamiento de Bilbao, donde se ha leído un comunicado de cierre. A mitad de la marcha, en la plaza Zabalburu, el portavoz de Sare y exconsejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga, ha intervenido ante la prensa para destacar que las miles de personas que han secundado la marcha son "la expresión libre y democrática de una sociedad que, en su inmensa mayoría, está exigiendo el fin del sufrimiento y que se den pasos hacia la convivencia".
Azkarraga ha reclamado a "los nuevos actores políticos que salieron de las elecciones del 20 de diciembre" que "tomen medidas para acabar con una política de excepción que condena a muchos presos a cadenas perpetuas encubiertas". Ha añadido que "la resolución del conflicto solo se podrá dar con la solución de sus consecuencias: por supuesto las víctimas, pero también los 400 presos y presas a los que cada día se vulnera sus derechos".
La manifestación ha estado encabezada por dirigentes políticos de la izquierda abertzale, EA y Alternatiba, así como la socialista Gemma Zabaleta o la víctima de ETA Rosa Rodero. También se han sumado músicos como Fermin Muguruza.
Rodero insta a la sociedad a «moverse»
Rosa Rodero, viuda del sargento de la Ertzaintza asesinado por ETA Joseba Goikoetxea, ha reclamado este sábado el acercamiento de los presos de ETA y ha instado a la sociedad a "moverse" tras "cuatro años de inmovilismo".
Durante su participación en la manifestación, Rodero ha recordado que "llevamos cuatro años de inmovilismo", desde que ETA declarara el cese definitivo de su actividad. "Hay que empezar a movernos toda la sociedad", ha dicho.
Rodero, que ha sido una de las personas que ha portado la pancarta, ha admitido que "mucha gente me pregunta cuál ha sido mi reflexión". "Mi reflexión no ha sido ninguna. Mi marido era un hombre que luchaba por la reinserción de los presos y estaba con ellos", ha apuntado.
Por ello, ha agregado que "lo único que he hecho es seguir". "Sigo lo que él nos ha enseñado y la educación en la que hemos criado a nuestros hijos", ha añadido.
"Estamos pidiendo unas cosas que son normales, el acercamiento de los presos, algo que está en la ley penitenciaria y no hacemos ningún mal por reivindicarlo", ha concluido.