miércoles, 5 de agosto de 2015

Julio histórico para el Guggenheim






Ha sido un julio histórico para el Guggenheim Bilbao. Por el Museo han pasado durante el mes pasado 144.639 personas, 22.202 más que en julio de 2014, lo que supone un incremento del 18 %. Hasta ahora el mejor julio del museo fue en 2012, con 127.774 visitas, coincidiendo con la retrospectiva dedicada al creador británico David Hockney.
“En octubre, el Guggenheim cumplirá 18 años y como se puede apreciar, goza de muy buena salud. Además, éste es el primer año de la renovación del acuerdo entre la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York y el museo de Bilbao, un acuerdo que, como lo avalan los datos, es beneficioso para el Guggenheim Bilbao y para Euskadi. Se ha producido un aumento de visitantes considerable sobre la cifra ya alta del año pasado”, valoraba ayer el director general del museo, Juan Ignacio Vidarte.
Las previsiones de los responsables del museo se han cumplido e incluso se han superado. El Guggenheim presenta este verano dos exposiciones dedicadas a dos pesos pesados de la escena norteamericana, Jeff Koons y Jean-Michael Basquiat. “El museo ha hecho un gran esfuerzo para poder ofrecer esta oportunidad única en Europa y poder ver la obra de estos dos artistas tan importantes en el arte contemporáneo en el mismo museo, lo que convierte al Guggenheim en un referente cultural europeo. Fue además una apuesta económica; el Patronato aprobó aumentar para este el verano la tarifa de la entrada en dos euros con el objetivo de sufragar el coste adicional que tenía esta programación y los resultados no han podido ser más positivos. La respuesta al esfuerzo que ha realizado el Guggenheim para poder traer estas dos exposiciones ha sido magnífica. Aparte de los datos, se confirma una vez más que lo que atrae a los visitantes al museo son las grandes exposiciones”, explicaba Vidarte.
En cuanto al origen de los visitantes, el 69 % fueron extranjeros, siendo los más numerosos, un año más, los procedentes de Francia ( 16 %), Holanda (9 %), Gran Bretaña (8 %), Estados Unidos/Canadá (7 %) y Alemania (6 %). El 31 % restante procedía del País Vasco y del resto del Estado, entre los que sobresalieron los llegados desde Madrid (el 4 %) y Catalunya (4 %).
Lo que significa que en relación a 2014 ha aumentado en 6 puntos el porcentaje de visitantes llegados de Euskadi y otros puntos del estado y bajado el de extranjeros, un dato que a los responsables del museo no les resulta preocupante. “En julio del año pasado se registró un porcentaje más alto de público extranjero de lo normal. Pero siguen siendo la audiencia principal del museo; Bilbao continúa siendo para la gente que tiene interés en la cultura contemporánea un destino muy apetecible”, señala Vidarte.
El 87% de las personas que acudieron al museo lo hicieron por primera vez y el motivo de su visita, según una encuesta realizada en el museo, fue motivada en el 78% de los casos tanto por el edificio como por las exposiciones. Mientras que el 7% confesó que sólo le interesaba el edificio de Gehry y el 14%, las exposiciones. Un 1% adujo otros motivos.
En lo que va de año, el Guggenheim ha recibido 584.459 personas, un 8% más que durante el mismo periodo que el año pasado. “Todavía estamos a mitad de año, faltan agosto y septiembre, que son meses muy fuertes de afluencia de público, pero ya vamos por encima de las previsiones. Si seguimos en la misma tónica, confiamos en superar el millón de visitantes e incluso incrementar las cifras del año pasado”. El Guggenheim Bilbao superó en 2014, por sexta vez en su historia, el millón de visitantes al cerrar el ejercicio con 1.011.363 personas, un 8,6% más que en 2013.
La retrospectiva sobre Jeff Koons, una de las figuras “más prominentes del arte de nuestro tiempo”, permanecerá en el museo bilbaino hasta el próximo 27 de septiembre. Y Jean-Michel Basquiat: Now’s the Time ocupará la tercera planta hasta el próximo 1 de noviembre.
Para el otoño se prevé también una muestra sobre la gran transformación política, económica y tecnológica que está experimentando África en coproducción con el Vitra Design Museum y una dedicada a los paisajes de Alex Katz.