jueves, 16 de abril de 2015

El Bellas Artes acoge ‘El vendedor de tapices’, la acuarela de Fortuny





El Museo de Bellas Artes de Bilbao expone la acuarela de Mariano Fortuny "El vendedor de tapices", de 1870, una pintura detallista que representa una colorista escena marroquí, cedida por el Museu de Montserrat. El cuadro se expone en el marco del programa "La obra invitada", patrocinado por el Banco de Santander.
Fortuny, (Reus, Tarragona, 1838-Roma, 1874) llegó a Roma en 1859 para perfeccionar su oficio, pensionado por la Diputación de Barcelona. Contactó muy pronto con los pintores llamados "macchiaioli", aunque Fortuny nunca fue tenido como tal. La Diputación de Barcelona le encargó un reportaje gráfico sobre la guerra colonial española en el norte de Africa, por lo que viajó dos veces a Marruecos, y de ahí le surgió el interés por el tema orientalista.
La pintura de Fortuny obtuvo un gran éxito, pero también tenía que doblegarse a la demanda de los clientes, que solicitaban escenas anecdóticas con personajes vestidos con casaca o también con costumbres exóticas del mundo islámico.
Fortuny terminó "El vendedor de tapices" en París, y lo presentó públicamente en la exposición que le preparó Goupil en su galería de la plaza de l'Opéra en mayo de 1870. Aquella muestra reunía y ponía a la venta a unos altos precios las mejores obras del artista catalán, entre ellas esta acuarela.
En julio de 1956 lo adquirió en la Sala Parés de Barcelona el industrial Josep Sala Ardiz por la cantidad de 350.000 pesetas. En 1980, "El vendedor de tapices" llegó a Montserrat "como parte del legado de la colección de arte del señor Sala".La compró por 20.000 francos el banquero Murrieta, un vasco establecido en Londres y hombre de grandes negocios. El más famoso crítico de arte del París del Segundo Imperio, Théophile Gautier, habló elogiosamente de aquella exposición y de este cuadro.