viernes, 13 de marzo de 2015

Kimsooja hilvana mundos en el Guggenheim Bilbao



Kimsooja nació en Daegu (Corea del Sur) hace 57 años y se graduó de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Hongik. A principios de su carrera artística, sintió la inspiración cuando cosía una manta mientras tenía a su madre sentada delante. El bottari, hecho de retazos de mantas viejas, se convirtió en su lienzo. Desde entonces, los tejidos han estado siempre presentes en su obra, auténtica poesía visual, en la que indaga en cuestiones relativas a la condición humana, como el nomadismo, los movimientos migratorios, las relaciones personales y el papel de la mujer en la sociedad.
El Guggenheim Bilbao ofrece la oportunidad hasta el próximo 5 de julio de embarcarse con Kimsooja en un viaje de reflexión sensorial a través de uno de sus obras más ambiciosas, Las rutas del hilo. Se trata de un proyecto aún en proceso que consta de seis capítulos filmados cada uno en una parte del mundo que, en conjunto, dan lugar a un mosaico de los elementos performativos que tienen en común diferentes culturas textiles.
Kimsooja ha adaptado esta sugerente instalación, con disposición triangular, específicamente para la sala Film & Vídeo del museo, inaugurada el año pasada y dedicada al videoarte, la videoinstalación y la imagen en movimiento. Rodados con la intención de destacar la belleza de un trabajo duro, ingrato y no siempre bien remunerado ni apreciado, mediante planos y encuadres de tinte poético, los capítulos carecen de narración que explique al espectador lo que está viendo. El único sonido que se escucha en la proyección es el que, de forma natural, acompaña a las imágenes (murmullo del agua, los golpes del telar, el sonido de las agujas al atravesar la tela, etc.).
El primero de los capítulos descubre al espectador la rica y exuberante cultura y tradición textil en Perú desde el Valle Sagrado de los incas, en los Andes, hasta las aldeas de la isla de Taquile en el lago Titicaca. El segundo, filmado en 2011, se centra en la técnica artesanal del encaje de bolillos desarrollada en distintos lugares de Europa como Brujas (Bélgica), Lepoglava, Pag y Hvar (Croacia), y Brano (Italia) y en la fabricación de encajes en Calais (norte de Francia). La autora inserta también planos de famosas estructuras arquitectónicas de distintos países europeos como la Torre Eiffel, la catedral de Milán, el Osario de Sedlec (República Checa), y la Alhambra de Granada.
El tercer capítulo del proyecto se rodó en 2012 en distintos lugares de la India y exhibe las tradicionales técnicas de tinte, bordado, punto, estampación y tatuaje de las telas junto con imágenes de emplazamientos arqueológicos y viviendas rústicas de las comunidades rurales que trabajan el textil. La artista multidisciplinar se recrea con la arquitectura del pozo escalonado y el Templo del Sol de Modhera, en los alrededores de la ciudad de Ahmedabad.
Es la primera vez que se puede ver esta proyección completa en Europa, que dura setenta minutos aproximadamente. Según confirmó ayer la artista, ya ha rodado también el cuarto capítulo de este proyecto, que trata sobre las minorías Miao, Tong y Yi en China, y próximamente, filmará otro sobre las tribus indígenas de Norteamérica. La videocreación se completará con un sexto capítulo sobre África, “aunque no sé cuándo lo podré llevar a cabo. Quiero rodar en Mali y en estos momentos, la situación del país es muy problemática”, dice Kimsooja.
La artista confiesa que se enfrenta a los hilos y a los tejidos como si se tratara de un lienzo: “Me he formado como pintora, y me gusta cuestionar lo que es el lienzo porque también está formado por hilos horizontales y verticales. Todos los pintores, cuando nos enfrentamos a una superficie como es el lienzo, es como un espejo de nosotros mismos. Mi relación con los tejidos es muy parecida. Coso y consigo unir superficies y llego a estas preguntas sobre mi misma y sobre el otro, esta pregunta existencial que siempre ha estado presente en mi trabajo. Es una forma de entrar en contacto con el “otro porque metes una aguja que luego sacas y luego vuelves a meter. Es como unir dos extremos, dos identidades en una. Considero que este proyecto es mi obra retrospectiva”.
NOMADISMO Otra de las constantes temáticas que aborda en su obra es el nomadismo. Nacida en la tercera ciudad más grande de Corea, famosa por su industria textil, Kimsooja ha sido una viajera incansable desde su niñez. Estudió pintura en Seúl y litografía en París y vive parte del año en Nueva York: “Mi padre era militar, por lo cual cada año y medio le cambiaban de ciudad y nos teníamos que desplazar. Desde que era muy pequeña he estado viajando. Siempre me ha acompañado esa imagen de la naturaleza que va pasando por la ventanilla del autobús o del tren. Como artista, tu destino también es viajar constantemente en esta era global. Y esto se ha desarrollado de una forma paralela porque me fascinan las culturas, la gente... Y, por lo tanto, he querido ir mostrando cuál es la realidad del mundo actual”, explica.
Sobre la situación del arte en su país, considera que el arte coreano se encuentra en estos momentos muy activo. “Hay numerosos creadores con mucho talento, más museos y más colecciones privadas. Esto me hace muy feliz. Cuando yo dejé el país, a finales de los años 90, era difícil mantenerse, había muy pocos museos, solo estaba el Samsung o el Nacional, y no había muchas fundaciones. El país atravesaba una difícil situación económica, que requirió un préstamo del Fondo Monetario Internacional. Ahora, es un país con un estándar de vida alto y están ocurriendo cosas muy emocionantes”.
Kimsooja, una de las artistas coreanas más reconocidas en el panorama artístico internacional, posee obras en museos de Europa, América y Asia. Además de finalizar el proyecto de Las rutas del hilo,está preparando una exposición que se podrá ver en el Centro Pompidou de Metz y otra para el Grand Palais, de París.