jueves, 26 de febrero de 2015

El Museo Guggenheim acoge una retrospectiva de la obra de Niki de Saint Phalle, figura del Nuevo Realismo







Esta exposición, organizada por el Museo Guggenheim Bilbao y la Réunion des Musées Nationaux-Grand Palais de París, con la participación de la Niki Charitable Art Foundation, constituye la primera gran retrospectiva dedicada a Niki de Saint Phalle en España y ofrece una visión "profundamente nueva" sobre la artista a través de más de 200 obras y documentos de archivo, muchos de ellos inéditos, según ha informado el Museo. Así, quedan fielmente reflejadas las diferentes facetas como pintora, escultora, grabadora, autora de performances y cine experimental de una artista con un universo creativo propio y una visión del mundo pionera, complementadas con proyecciones en las que la propia autora comenta su obra. A lo largo de 2.000 metros cuadrados de exposición, los visitantes podrán reconocer los grandes ejes y mitos que articulan la carrera de Niki de Saint Phalle, una artista que alcanzó el aplauso y el reconocimiento internacional en vida y que supo captar el interés de los medios de comunicación, como también hiciera Andy Warhol. En la muestra, organizada cronológica y temáticamente, las piezas abordan temas recurrentes en toda la trayectoria Niki de Saint Phalle, como el poder de lo femenino y el ataque a las convenciones sociales. En sus obras conviven la radicalidad y el fuerte compromiso político y social con el color y con el optimismo de sus mundialmente conocidas 'Nanas'. La retrospectiva revela, por tanto, un mundo paradójico y singular que se inspira en Gaudí, Dubuffet y Pollock. Una artista franco-AMERICANA Niki de Saint Phalle nació y pasó gran parte de su vida en Francia, aunque creció en Estados Unidos, donde eligió quedarse durante la última parte de su carrera. Siempre a caballo entre sus dos patrias, forma parte del panorama artístico de ambos países. Conocida como la única mujer artista del movimiento del Nuevo Realismo en Francia, también se la vincula con los neodadaístas Jasper Johns y Robert Rauschenberg y sus 'Combines', y es considerada una de las precursora del arte pop, al que dotó de un nuevo punto de vista. La primera artista feminista Niki de Saint Phalle es considerada asimismo la primera gran artista feminista del siglo XX.