martes, 13 de enero de 2015

Una escultura de Cristina Iglesias abre el programa 'La Obra Invitada' del Bellas Artes






La luz y el alabastro son los protagonistas de la escultura 'Sin título. 1990' de la artista vasca Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956), que abre la primera convocatoria de 2015 del programa anual 'La Obra Invitada' del Museo de Bellas Artes de Bilbao, patrocinada por la Fundación Banco Santander.
Se trata de una pieza (90 x 198 x 80 centímetros), propiedad de la colección Banco Santander, similar a un tejadillo curvado y elaborado con piezas a alabastro, donde la luz es el componente fundamental. La artista vasca ha buscado, a través de su obra, crear un movimiento hacia el interior de la escultura que genere emociones al espectador. Para ello, la pinacoteca bilbaína ha buscado el enclave más propicio y ha construido un muro que lo sustenta en la el espacio acristalado que une el edificio antiguo y el contemporáneo del museo.
"Se ha elegido porque está muy cercana a la entrada, tiene muy buena visibilidad y además porque necesitaba la intervención de la luz para que traslucidara el alabastro", ha explicado el director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Javier Viar, que ha estado acompañado en la presentación de La Obra Invitada con la directora de proyectos culturales de la Fundación Banco Santander, Charo López.
«Una visión espectacular»
"Si vienen el paseo de esculturas desde el fondo de la sala, la visión es espectacular. Es una maravillosa idea centrarla en el hall, es un remate espléndido", ha añadido López.
Nacida en San Sebastián en 1956, Cristina Iglesias inicio estudios de Ciencias Químicas en la capital guipuzcoana, y dibujo y cerámica en Barcelona. Posteriormente se trasladó a Londres para continuar con sus formación artística. A su vuelta comenzó una carrera como escultora que le llevó a recibir, en 1999, el Premio Nacional de Artes Plásticas.
Viar considera que Iglesias es "una de las grandes personalidades del arte vasco contemporáneo. Ha tenido una gran repercusión internacional y es una de las figuras seguidas del nuestro tiempo". "Sus preocupaciones espaciales, muy en consonancia con lo que ha ocurrido en la escultura contemporánea, --ha explicado el director del Museo--son evidentes y recoge muchos de los aspectos en al relación de los materiales con el espacio y con los significados que ha querido dar a su obra".
La artista vasca ha recibido encargos público, como la obra "Puerta-Umbra (2006-2007) que sirve de acceso a la ampliación de Moneo para el Museo del Prado, "Brújula de medianoche" (2008) para la sede del Parlamento Vasco en Vitoria; o la reciente instalación "Tres aguas" (2014) en Toledo. El Museo Reina Sofía le dedicó en 2013 una gran retrospectiva titulada " Cristina Iglesias : Metonimia".
El Museo de Bellas Artes acoge en su primea convocatoria de 2015 del programa La Obra Invitada, la pieza "Sin título" (1990) de Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956), una de las más reconocidas escultoras del panorama internacional.
Arquitectura y naturaleza
En las trayectoria de Iglesias se superponen arquitectura y naturaleza, incorporando enseñanzas teóricas del arte barroco, el "land art", el minimalismo o el arte islámico, aunque sin referencias explicitas.
La escultura "Sin titulo" (1990) de Cristina Iglesias abre la temporada del programa La Obra Invitada que anualmente acoge el Museo de Bellas Artes y que desde el año 2004 cuenta con el patrocinio de la Fundación Banco Santander. Charo López, ha calificado la institución dirigida por Javier Viar como "uno de los grandes museos del territorio" y "una joya por lo bien cuidado que está y por las piezas importantísimas de las que disponen".
La Obra Invitada de la Colección Banco Santander puede de verse desde hoy hasta el 14 de abril.