martes, 6 de enero de 2015

MEMORIAS DE GETXO RETAZOS DE HISTORIA, EL HOTEL ANTOLIN -II-





Cuando realicé la entrada sobre el “Hotel Antolín”, el lunes 16 de septiembre, no podía sospechar que iba a encontrar nuevos datos referidos a este lugar de culto de veraneantes de todas las procedencias, así como a las personas que lo dirigieron hasta que desapareció en la madrugada del 16 de junio de 1937, víctima de un masivo borbardeo. 
 
El Hotel Antolín fue propiedad de Antolín Urtiaga Juaristi. Tras su fallecimiento, su esposa Valeriana Aydillo Urruñuela lo legaría a su hijo Ramón, para conseguir que este abandonara la navegación. De aquel legado participaron también el resto de sus hermanos Felix Lorenzo (7-09-1880), Luis Alberto (27-08-1883) y Amalia (12-07-1889). 
 
Y es aqui cuando arranca una nueva historia, esta vez con su hijo Ramón Urtiaga Aydillo nacido en Areeta-Las Arenas el 6 de agosto de 1885. Fue Bautizado en la Iglesia de San Nicolás de Bari el 7 de agosto de 1.885. Tuvo como padrino de bautismo a Ramón de la Sota y Llano, empresario naviero que fundó en 1906 la “Naviera Sota”. El padre de este último, Alejandro de la Sota, que era natural de Portugalete, fue íntimo amigo de su padre Antolín Urtiaga. 
 
Y precisamente sería Ramón de la Sota quien encaminaría a Ramón Urtiaga a la vida en el mar. Se formó como oficial en prácticas en el buque escuela de la compañía Sota “Ama Begoñakoa”. Su primer viaje lo realizó a bordo de la fragata, con 20 años. Partió desde Bilbao el 1 de abril de 1905 en dirección a Chile, atravesando el mítico cabo de Hornos. El 20 de junio del mismo año llegó al puerto de Tantal (Chile), con un total de 103 días de navegación sin tocar tierra. 

  
Permaneció en Tantal hasta el 13 de agosto, fecha en la que iniciaron el retorno hacia Bilbao, pasando nuevamente por el cabo de Hornos el 4 de octubre, y llegaron a Bilbao el 1 de diciembre de 1905. Había realizando un total de 110 días de navegación sin escala. Aquella fragata estuvo al mando del Capitán Tomas Undabarrena, y contaba como profesor a Juan Costabarría.
 
Ramón obtuvo el título de Capitán de la Marina Mercante con 24 años. Le fue expedido el 15 de febrero de 1909 con el nº 581. A partir de ese momento comenzó a navegar en los distintos barcos de la Naviera Sota. Entre los años 1914 y 1918 en plena Primera Guerra Mundial, la naviera Sota colaboró con el Almirantazgo del Reino Unido al que arrendó parte de su flota, perdiendo por los ataques de los submarinos Alemanes unos veinte cargueros. El gobierno Británico le concedió el 9 de marzo de 1921 a Ramón de la Sota el título de “Knight Commander of the British Empire”, el Cónsul Británico en Bilbao Sr. Madden, destacó en la ceremonia en la que le fue impuesta la orden el 29 de abril de 1921: “...los buques del Sr. Sota, con sus valientes tripulaciones, se hacían a la mar cargados con minerales para Inglaterra, desafiando la campaña submarina Alemana...”. Ramón Urtiaga Aydillo fue uno de esos capitanes, que con sus tripulaciones, desafiaron el bloqueo alemán. 

  
Se casó con Petra Ugarteburu Arriola en la Basílica de Begoña el 29 de Septiembre de1887, hija de D. Clemente Ugarteburu Ybarlucea, organista Mayor de la Basílica de Begoña. El matrimonio entre Petra y Ramón se celebró en Ondarroa. Tuvieron cinco hijos, (Begoña, Ramón, Santiago, Luis, Mª del Carmen y Manuel). Parte de su vida transcurrió en Las Arenas, entre las paredes del “Hotel Antolín”. 
 
Era este un edificio rectangular de planta baja y dos pisos, cubierta de teja árabe, a cuatro aguas, con un gran reloj en su frontispicio. A lo largo de toda su fachada tenía una gran parra, que daba al edificio un aire acogedor y familiar de aspecto de “txakoli señorial”. Estaba de cara a la ría, con galerías voladas de madera y acristaladas. Fue el centro de reunión más popular de Getxo hasta bien entrado el siglo XX. Jesús de Sarria, fundador y director de la revista Hermes, solía reunirse entre sus paredes con sus colaboradores Orueta, Alejandro de la Sota, Lequerica, etc., para leer artículos y corregir pruebas para los juicios. También era cliente y se alojó en ese establecimiento en numerosas ocasiones. 
 
Local deseado por muchos visitantes, tuvo entre otros huéspedes a Eusebio García Lejarraga, alcalde de Bilbao (1873). Este cliente pasaba los veranos en el hotel. Frente al Hotel atracaba la barca que hacía el pasaje a Portugalete y el barco que llegaba desde Bilbao. Tenía junto a él la parada del tranvía Bilbao-Las Arenas. Durante los veranos muchas familias sobre todo de origen Francés elegían tan singular establecimiento para disfrutar los meses estivales cerca de la, entonces famosa, playa de Las Arenas. 

 
Durante las regatas realizadas en la Ría los días 19 y 26 de septiembre de 1926, los tripulantes de la trainera de Ondarroa se alojaron en el Hotel Antolín, al ser un miembro de la trainera, familiar de Petra Ugarteburu Arriola. Los Arriola eran originarios de Ondarroa. Ese año la trainera de Ondarroa venía de ganar en Donosti. También en esa ocasión se alzó con la Bandera y la copa de la Diputación de Bizkaia, premio con el que también lograron alzarse en la anterior edición (1925). 

Por su militancia política Ramón Urtiaga Aydillo sufriría persecución y cárcel, como capitán de un barco de la Naviera Sota trajo una imprenta del sur de Inglaterra, para realizar propaganda para el PNV durante la Dictadura del General Primo de Rivera. En agosto de 1924 a su llegada al puerto de Bilbao en un registro de la Policía localizaron la propaganda escondida en una de la bodegas. Fue condenado a no acercarse a Bilbao a una distancia menor de 500 km.

 
Durante la guerra civil actuó como Delegado del Gobierno Vasco en Orduña para todo el sur de Bizkaia. Al finalizar la guerra se refugió en Iparralde, en (Hendaya, Bayona y Tarbes), fue detenido por las tropas Alemanas en Francia el 15 de junio de 1.943 y entregado a España por la frontera de Pour Bou el 29 de junio de 1.943. Permaneció en un campo de prisioneros de Reus (Tarragona) hasta agosto de 1.947. 

En una reunión en la sociedad de Donosti “Gaztelubide”, de la que era socio, en una comida del “Capi”, apelativo con el que era cariñosamente conocido Ramón Urtiaga, en la que estaban presentes entre otros el médico Fernando Asuero, Azqueta, etc., sacaron el tema de su encarcelamiento. Uno de los asistentes, el armador Celestino de la Cruz, al que le faltaban Capitanes de la Marina Mercante para tripular sus barcos, persona con mucha influencia en Gobierno de Madrid, se interesó por los motivos de su encarcelamiento. Entre todos consiguieron sacarlo del campo de concentración de Reus.

 
Después de la guerra se le incautaron todos sus bienes por el “Tribunal de Responsabilidades Políticas”, la Junta Central de incautación de Bienes y la Comisión Provincial de Incautación. Entre ellos el terreno donde estaba el Hotel Antolín. También le retiraron el título de Capitán de la Marina Mercante que se lo volvieron a entregar el 19 de Mayo de 1949. En la sentencia del juicio se le obligó a no volver a Bilbao por lo que tuvo que fijar su residencia en San Sebastián. Ramón Urtiaga Aydillo falleció en San Sebastian el 26 de agosto de 1971.