viernes, 24 de octubre de 2014

Muere el escritor vasco Ramiro Pinilla a los 91 años de edad



Ramiro Pinilla durante una entrevista.
El escritor, nacido en Bilbao en 1923, se encontraba ingresado en el Hospital de Cruces desde hace un mes, debido a una pancreatitis. Este miércoles tuvo que someterse a una operación debido a una infección de la que no ha conseguido recuperarse.
Pinilla, que había cumplido 91 años el pasado 28 de agosto, residía de forma habitual en Getxo, donde en los últimos años compaginaba la escritura con el cuidado del pequeño huerto que tenía en los terrenos de su vivienda.
Era era uno de los referentes ineludibles de la corriente renovadora de la narrativa española que se inicia en la década de los años sesenta.
Con una vida prácticamente dedicada a la creación literaria, Pinilla deja tras de si un total de 24 obras narrativas, un ensayo y nueve premios de literatura.
Comenzó trabajando como marino mercante, pero le bastaron dos años para darse cuenta que aquello no era lo suyo. Su idea era convertirse en escritor. Sin embargo, el camino del oficio de las letras no fue sencillo. Tuvo que repartir su jornada laboral en una fábrica de gas mientras redactaba biografías de encargo.
Se dio a conocer en los años sesenta con novelas como Las ciegas hormigas (1961, Tusquets Editores, 2010), ganadora del Premio Nadal y del Premio de la Crítica, o Seno, finalista del Planeta en 1971. Pero tras ese comienzo exitoso, Pinilla decidió publicar sólo en pequeñas editoriales durante más de treinta años. 
La publicación en 2004 y 2005 de Verdes valles, colinas rojas, una excepcional trilogía compuesta por La tierra convulsaLos cuerpos desnudos y Las cenizas del hierro -Premio Euskadi, Premio Nacional de la Crítica y Premio Nacional de Narrativa- devolvió a Pinilla a la palestra. La trilogía narra mediante reproducciones históricas y mitos originarios de la tierra y algunos "inventados", la historia del País Vasco desde finales del siglo XIX a través de dos familias enfrentadas, los Oiandia y los Baskardo, y que le sirvió para demostrar las contradicciones del nacionalismo. 
Esta obra descubrió a muchos que se trataba de uno de los grandes escritores contemporáneos.
Así lo confirmaron sus novelas La higuera (2006), Antonio B. el uso, ciudadano de tercera, Sólo un muerto más (2009) o sus narraciones breves, Los cuentos (2011), .
Aquella edad inolvidable es tal vez su novela más emotiva, una historia sobre la desesperanza y sobre cómo salvaguardar la dignidad, y también una luminosa historia de amor, un sobrecogedor relato de familia y una memorable fábula moral.