domingo, 2 de marzo de 2014

Bilbao, blindada ante la vista del Rey y la elite económica mundial


  • La Ertzaintza, en coordinación con la Policía Nacional, movilizará a todas las unidades

Francotiradores de la Ertzaintza, en la inuguración del Guggenheim en...
Francotiradores de la Ertzaintza, en la inuguración del Guggenheim en 1997, otra visita del Rey. EL MUNDO

Bilbao quedará blindada a partir de hoy domingo ante la visita del jefe del Estado, el Rey Juan Carlos I, del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de la elite económica mundial, que se reunirá en suelo vasco con motivo de la celebración en el museo Guggenheim de la cumbre Global Forum SpainLa Ertzaintza ha preparado, básicamente con el apoyo operativo del Cuerpo Nacional de Policía pero también con el de otros cuerpos, un dispositivo especial de seguridad ante la acumulación de mandatarios vascos, españoles e internacionales y ante las protestas convocadas por partidos, sindicatos y organizaciones de izquierdas, muy críticos con las políticas aplicadas en los últimos años por los que se citarán en el Guggenheim.
Aunque el Departamento de Seguridad no ha querido ofrecer cifras concretas y detalles del despliegue, fuentes policiales consultadas por este periódico confirman que la Ertzaintza ha movilizado a todo el personal de la comisaría de Bilbao y que llegarán refuerzos de otras demarcaciones. Estarán también operativos durante la celebración de la cumbre todos los agentes antidisturbios (Brigada Móvil y Brigada de Apoyo), así como la unidad especializada de Intervención (BBT, por sus siglas en euskara) o la brigada canina.
El Cuerpo Nacional de Policía, por su parte, colaborará con personal de paisano de la Brigada de Información y mantendrá a su unidad de Intervención (GOES) de retén como posible refuerzo para la Ertzaintza. Está prevista también la colaboración de la Guardia Civil y de la Policía local de Bilbao. Lógicamente, será el propio servicio de seguridad de la Casa Real el que se encargará de la protección del jefe del Estado.
Fuentes conocedoras de la seguridad de grandes eventos en Bilbao explican que lo habitual es montar un dispositivo en «cuatro capas». La primera es la cápsula de seguridad que rodea a cualquier personalidad y que es asumida por su escolta. La segunda, más compleja, es el control del edificio, en este caso del Guggenheim. Aquí se establece un riguroso control de acceso -que afecta hasta al personal del catering- y, antes de que el Rey y cualquiera otro de los mandatarios pisen el museo, la Ertzaintza y la Policía habrían realizado ya las denominadas «requisas», inspecciones del subsuelo, de las papeleras, de las jardineras y de todos los rincones del lugar apoyadas por perros-policía.
La tercera capa pasa por el blindaje del perímetro del Guggenheim, una tarea para la cual la Ertzaintza desplegará francotiradores en las azoteas de edificios cercanos y patrullará por la Ría. Habrá también personal no uniformado en las calles adyacentes (de varios cuerpos) para intervenir en caso de que se produzca una situación de riesgo.
La cuarta capa de seguridad es, quizás, la más compleja. Es la cobertura especial que hay que dar en toda la ciudad y alrededores. Aquí los antidisturbios se encargarán de vigilar las manifestaciones convocadas -hay cierto temor a que deriven en actos vandálicos de corte antisistema, como ha ocurrido en otras cumbres económicas celebradas en Europa- pero también se destinará buena parte de personal a inspeccionar los lugares por los que pasará el Rey o a controlar el tráfico que circule por Bilbao.
Un ertzaina destacó ayer como dificultad añadida para la seguridad que el jefe del Estado haya decidido pernoctar en Bilbao y pasar dos días en la ciudad, lo que multiplica las actuaciones. Ha sido interpretado como un descargo de trabajo que el monarca no coincida en el tiempo con Rajoy. Fuentes de la Policía añaden que este cuerpo, por su parte, controlará, mediante contravigilancias, los movimientos de algunos mandatarios extranjeros.
Entre la lista de asistentes a la cumbre de Bilbao, organizada por el ICEX, se encuentran Christine Lagarde, directora gerente del FMI, o Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo. También se espera a Rajoy y a dos de sus ministros (Luis de Guindos y José Manuel Soria). Los anfitriones serán el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el alcalde de la ciudad, Iñaki Azkuna, ambos del PNV.